info@babycaprichos.com   -   606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

BENEFICIOS DE LAS GUARDERÍAS EN BOSQUES

Parece ser que en Alemania se están poniendo de moda esto de tener a los niños varias horas entre árboles, por los beneficios que tiene la naturaleza en la salud y parece ser que los niños están mucho más tranquilos que en otro ambiente.

En Alemania la escolarización empieza a los seis años, y los jardines de infancia son a menudo la principal forma de tener a los niños escolarizados y que se socialicen, y parece ser que entre las más buscadas, son las guarderías en los bosques.

Están todo el día al aire libre, tanto si llueve como si hace sol. Vuelven a comer a una guardería “clásica”, en un acuerdo de colaboración con este tipo de guarderías de bosque, y reciben a los niños que han pasado toda la mañana en el bosque. En Alemania parece ser que unos 30.000 pequeños asisten a las guarderías en un bosque.

Los niños construyen sus juguetes

En el bosque, los niños no tienen juguetes convencionales. Los juguetes no están prohibidos, no los proporcionan aunque los niños puedan llevar los suyos. Lo que es interesante es que no lo hacen casi nunca. No lo necesitan.

Los animadores aportan material, cuerdas para trepar a los árboles y verdaderas herramientas para que los niños se puedan fabricar sus propios juguetes.

Desde su más tierna edad, aprenden a respetar la naturaleza. Aprenden a identificar las plantas y los animales. “Los niños desarrollan un apego particular a la naturaleza, que mantendrán siempre y sabrán preservarla”.

 Menos enfermos

Los padres están convencidos de que el hecho de permanecer en el bosque hace que se pongan enfermos menos frecuentemente que el resto. Pasar tiempo fuera refuerza el sistema inmunitario.

También hay menos accidentes en el bosque que en una guardería normal ya que los menores en libertad aprenden más rápidamente a ser responsables.

Aunque los estudios científicos son poco numerosos al respecto, uno realizado por el doctor de ciencias de la educación Peter Hefner en 2003, concluía que tiene un efecto positivo para los niños. Según el investigador, las estructuras en el bosque desarrollan el espíritu de ayuda, iniciativa, curiosidad, ingeniosidad y permite a los niños aprender más fácilmente después en el colegio.

La duda y principal preocupación de los padres se centra, sin embargo, en las posibles dificultades de adaptación en la escuela primaria. Puede que los hijos cuando vayan a una escuela tradicional, tendrán  problemas al estar todo el día sentados, oyentes pasivos,puede ser que no se adapten. Normalmente, los niños que van a este tipo de guarderías suelen ir a escuelas privadas que ofrecen pedagogías alternativas.

No es que los niños no se adapten a las escuelas públicas normales, sino que los padres continuarán su vía original eligiendo un establecimiento que se ajuste al modelo pedagógico que corresponde con sus expectativas, donde los niños tienen una atención más personalizada, donde tienen mucho espacio y la posibilidad de pasar tiempo al aire libre.

Post anterior

Siguiente post

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest