info@babycaprichos.com   -   606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

info@babycaprichos.com

606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

IMPORTANCIA DEL JUEGO SIMBOLICO

El juego imaginativo o simbólico (fingir) es muy  importante para el desarrollo de un niño.

 Habilidades Idioma / Comunicación

Si escucháis a medida que su hijo participa en el juego imaginario con sus juguetes o amigos, es probable que oiga un poco de imitación de la mamá, del papá, amigos y maestros. Este proceso ayuda a su hijo a hacer la conexión entre el lenguaje hablado y escrito, y que es una habilidad que más tarde le ayudará a aprender a leer!

Habilidades Sociales y Emocionales
Cuando su niño se involucra en juegos de imitación está experimentando con los roles sociales y emocionales de la vida. A través del juego cooperativo, que aprenden a esperar su turno, compartir responsabilidades y resolver problemas de forma creativa. Cuando su hijo se hace pasar por diferentes personajes, aprenden empatía (una importante lección de vida moral). Es normal que los niños vean el mundo sólo su propio punto de vista, pero a través del juego cooperativo e imaginativo, su niño comenzará a entender los sentimientos de los demás. Su hijo también fortalece la autoestima cuando él descubre que puede ser cualquier cosa simplemente fingiendo!

Habilidades de pensamiento / Resolución de Problemas
Los juegos de simulación proporcionan a su hijo una variedad de problemas para resolver. Cuando dos niños juegan a ser un personaje, a veces se pelean por la misma ropa o papel. Cuando su hijo está fuera y tiene que encontrar algo para usar como su varita mágica, ¡eso es la resolución de un problema!. Ellos usarán el pensamiento serio y resolución de problemas cuando juegan a fingir, algo que todos usamos en nuestra vida adulta y que establecerán las bases para su futuro.

Mientras que la enseñanza de las escuelas es muy importante (fundamental, no se olvide de dejar correr su imaginación e incluso pasar el tiempo haciendo juego simbólico con sus hijos. Permitir que el juego de ficción florezca ahora beneficiará a su hijo en el largo plazo!.

Etapas del juego simbólico en los niños

El juego imaginario les da a los niños la posibilidad de representar lo que han vivido de forma supuesta. Imitan a través del juego lo que ven en el mundo exterior que les rodea y es una base estupenda para la creatividad porque les abre a un mundo imaginario y fantástico creando un puente entre lo irreal y lo real.

Los niños van adaptándose al mundo social de los adultos que todavía no comprenden muy bien, por eso es necesario entonces que aparezca el juego simbólico,  para cumplir la función de transformar lo real a las necesidades del yo, por asimilación.

Los primeros juegos imaginarios son las imitaciones de las acciones diarias como comer, o dormir al peluche, cosas así. Más tarde, imitan a los padres o a los maestros, dando clases a muñecos o hacer comiditas.

El niño practica esos juegos por el placer de ejercer sus poderes y revivir experiencias, son un modelo de expresión y afirmación del yo.

Estos juegos también pueden tener un carácter compensatorio porque se requiere corregir la realidad. Si él no puede comer según que alimentos, tampoco podrá hacerlo su muñeco. O puede servir incluso para reacciones contra el miedo, como sacar a pasear a un perro, o acariciarlo, si al niño le dan miedo estas situaciones.

Las etapas del juego simbólico

Niños de 2 a 3 años

Juegan de forma individual y poco a poco lo hacen al lado de otro niño pero sin interactuar. Tampoco es un juego organizado ni socializado. Suelen siempre adoptar los mismos papeles pero sus juegos no suelen tener ni coherencia ni sucesión lógica. Actúan sólo por jugar, da igual el resultado.

A medida que el niño se va desarrollando el juego evolucionará favorecido por sus pensamientos y aumentará su nivel de socialización.

Niños de 3 a 4 años

Con esta edad ya aceptan el juego simbólico de otros y lo comparten. Ya imitan de forma más cercana a la realidad y ejercen papeles más variados y se socializa más. Además van haciendo un juego más coherente y ordenado, y ya comienzan a tener intención de juego.

Es necesario que los padres y maestros favorezcan el juego y estimulen el juego simbólico orientándolo y favoreciendo la estructuración de ese juego y la coherencia.

A partir de los 4 años

En esta etapa ya supera su egocentrismo y se adapta a la realidad social y física. Comienzan a desaparecer las transiciones simbólicas y el niño muestra más interés por el mundo real por lo que el juego se convierte en representación de esta realidad.

El juego es más constructivo, y se manifiesta en el dibujo, el modelado, ensamblaje de piezas diferentes.

A los 4 años el juego se distingue por la preocupación de la realidad exacta, valora lo que ha obtenido con su actividad. También el juego es ordenado y más colectivo. Se diversifican los roles cada vez más, que es cuando aparecen las profesiones y demás oficios como bomberos, estilistas, cocineros, etc.

Post anterior

Siguiente post

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest