info@babycaprichos.com   -   606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

info@babycaprichos.com

606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

ENSEÑAR A TU HIJO A TENER AUTOESTIMA

¿Cómo le enseño a un niño a tener una autoestima sana?

Mucho se ha dicho acerca de la autoestima, pero continúa siendo un tema necesario y actual. Si vosotros como padres promovéis una autoestima saludable en vuestros hijos, es porque probablemente ustedes también tienen una. Así que os invito a mejorar la autoestima de los niños, y a reforzar la vuestra a la vez.

Les enseño a creer en sí mismos- Creer en uno mismo, es el mejor regalo que le podemos dar a nuestros niños. Si ellos se creen capaces, lo serán. Y la mejor forma es “modelarlo” al creer en nosotros como padres y al demostrarles que creemos en ellos; apoyándolos y respaldando sus ideas.

Los guío hacia conocer su valor- Si un niño es capaz de reconocer que su valor está dentro de sí mismo y es infinito, podrá saber que no existe en el mundo ninguna persona igual a él o ella, que es un ser único e inigualable. El valor se da al mostrarle que siendo quien es, encuentra su valor. Al crecer, podrá saberse capaz de proteger sus ideas, personalidad y decisiones. Tendrá la fuerza de decir no, buscar adentro de su corazón y mente sus propias reglas y decisiones. Si se reconoce valioso, tendrá el mejor regalo que puedas haberle dado.

El valor de ser optimistas- Utiliza afirmaciones positivas. Si no se da muy fácilmente el optimismo en tu familia o en tu persona, toma prestado el optimismo de otros, repítelo y poco a poco se irá desarrollando dentro de ti  y de tu casa como algo natural. Escribe frases cortas que te recuerden qué estás intentando mejorar en tu manera de ver el mundo. Puedes poner estas frases en lugares en donde las vean a diario, tu, tu pareja y los niños.

Puedo confiar en mis capacidades- Algunas veces, mientras vamos creciendo, debido a la competencia con otros, ganamos y perdemos. Esto puede hacernos desconfiar de nuestra capacidad. Necesitamos aceptarnos a nosotros mismos tal y como somos, para que todo el potencial que llevamos dentro salga al exterior. Creer en uno mismo, es esencial para dar el paso de arriesgar y embarcarse en nuevas experiencias. Nunca sabremos los potenciales que podríamos llegar a desarrollar, si no nos atrevemos a explorar nuevos caminos.

Intentar cosas nuevas sin temor- Jamás dejes que un comentario como: “tú no puedes”, te detenga en tus decisiones, a ti o a tus hijos. Si no lo intentamos, no sabremos si podemos o no. Impulsa, genera curiosidad, aventura, destreza, empuja hacia lo nuevo, intentar conocer, desarrollar. Lo peor que puede pasar es que no te guste o no sea para ti o tu hijo. Intenta cambiar el “no eres capaz” por el “si quieres intentarlo, yo te ayudo”.

La idea es lograr que a través de fomentar la autoestima sana en tus hijos, tú también corrijas algunos “desajustes” que traigas en tu propia autoimagen y forma de conducirte en el mundo, mientras ayudas a tus niños. ¡Todos salen beneficiados!

Me aprendo a amar y te enseño a amarte- La finalidad del amor es dar vida, despertar la vida en quienes amas, incluyéndote a ti mismo. Compartir nos permite sentirnos vivos, ese tiempo de familia hablando, prestando atención a lo que te ocurre, escuchando, atendiendo, leyendo un libro juntos, cuidando, cocinando, estudiando, en silencio. La intención del amor se percibe cuando estamos presentes, al alcance, sin invadir. Solamente estar. Ser amor. Dar amor. Compartir felicidad. No criticar.

Te enseño a gustar de ti- A través de cómo yo me trato a mí, mientras los niños observan y escuchan, van aprendiendo a hablarse a sí mismos. Al igual que cuando les hablamos en casa, acerca de su conducta, palabras, forma de actuar y vestir.

El amor implica conocimiento, mientras más me conozco, más puedo decidir qué amar o qué no amar de mí. Gustar de sí mismo implica conocerse, aceptarse, perdonarse, respetarse y valorarse. Me gusta lo que veo, me gusto yo, y mi hijo que tiene partes de mí que me gustan también.

Yo también merezco respeto- Todo el mundo en la familia merece ser respetado, tú también. Funciona como un espejo que inevitablemente existe y te ayuda a enseñar. Algunos padres de familia permiten que los hijos o las demás personas les falten el respeto, lo que aprenden los hijos es a faltarles el respeto también. Con el tiempo pueden llegar a pensar que ellos, al igual que sus padres, no son merecedores de respeto. Es una cadena, como es para los padres, será igual para los niños de esa familia. El respeto se aprende, se enseña y se gana, o se pierde.

Puedo poner límites- Los límites son tus amigos, porque son los lineamientos y reglas bajo las cuales la familia, tú y tus hijos crecerán seguros y protegidos gracias a ellos. Los límites marcan cercos protectores que delimitan hasta dónde se permiten ciertas conductas, palabras o acciones y hasta dónde no. Deben ser claros, firmes, evidentes para todos, respetados y ser utilizados sin temor. Para que la disciplina sea efectiva, debe estar sostenida dentro de los límites preestablecidos. Todos deben conocerlos y entre todos lograr que sean respetados.

La risa: gran aliada- Reírse juntos vincula, une, compromete, acerca a las personas. En ocasiones nos encontramos en desacuerdo con una persona y de repente algo que hizo reír a ambos nos une más, y nuestras diferencias se reducen.

Es importantísimo saber reírse de uno mismo, venciendo el miedo al ridículo. A veces tenemos miedo a las críticas por hacer el ridículo, del que también podemos aprender a reírnos sanamente. Así como aprender a reír de las situaciones.

Reírme de mí mismo significa decir a los demás que soy un ser humano como todos los demás, con dificultades, errores, retos, con capacidad de aprender, ser humilde y feliz; que me amo, me acepto y me rio con alegría, mientras transito por la vida sin temor.

Preparando a los niños para que sean seguros en su vida

A  veces los padres sobre protegemos a nuestros hijos y no les dejamos que tomen sus propias decisiones aunque se equivoquen, y es importante dejarles hacerlo. Es difícil, pero necesario.

Si sobre proteges a tu hijo corres el riesgo de una dependencia extrema de ti, será inseguro porque no tendrá confianza en sí mismo y no sabrá resolver por sí mismo los problemas que se le puedan presentar en la vida.

Por supuesto es importante protegerlos, y acompañarles y cuidarles en su camión, es muy necesario crear ese vínculo en su etapa de desarrollo, pero hay que encontrar el equilibrio entre la protección y la sobre protección.

Sobre protección por ejemplo es darle cosas que ni han pedido, ni necesitan, no dejarles que resuelvan ellos mismos sus problemas, siempre controlados, no dejar que experimenten con juegos y actividades nuevas, etc. Es necesario que estén en un ambiente protegido para que sean capaces de realizar lo que en ese momento se proponen, con confianza aún con riesgo como ya hemos comentado, a equivocarse.

Por eso a veces la presión del ambiente que les rodea les lleva a establecer vínculos afectivos paralelos con sus mascotas, se identifican con ellos, pero podemos lograr cambios positivos en su vida.

Algunos consejos para no sobre proteger a tu hijo, que no le beneficia

–    No darles siempre lo que piden, que aprendan la frustración, el valor de las cosas y la espera.

–   Establecer límites y reglas, pero tú siempre debes cumplir tu parte del trato, para que no salgan otro tipo de problemas

–  Que tengan sus responsabilidades, dependiendo por supuesto de su edad. A medida que van creciendo, se les puede ir aumentando la responsabilidad en el hogar y serán más conscientes de su entorno.

–  Deja que pida ayuda, que ejercite esta habilidad social que muchos niños no saben usar. Deben aprender a pedir ayuda cuando lo necesitan, pero primero que ellos intenten lo que en ese momento están haciendo.

–  Que experimenten, que aprendan a su ritmo, pero si no les dejamos experimentar, llegará un momento en que ya ni lo intentará…

Hay muchas formas de fomentar la seguridad en los niños, por ejemplo con perros, pues el animal n o pide nada a cambio, no emite juicios y siempre te da afecto. Son incondicionales, ya lo sabemos.

Es importante formar niños seguros, y que tengan su vínculo afectivo positivo, donde se encuentre confiado y sabiendo que si se equivoca, recibirá ayuda de los que le quieren y están a su alrededor.

Post anterior

Siguiente post

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest