info@babycaprichos.com   -   606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

info@babycaprichos.com

606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

EL JUEGO CON EL CESTO DE LOS TESOROS

El cesto de los tesoros, descubrir jugando

El cesto de los tesoros es una propuesta de juego ideada por Elinor Goldschmied en 1919 que, preocupada por la cantidad de posibilidades que tiene el niño, y que no se aprovechan  si no se les ofrece un marco adecuado donde desarrollarlas, propone dos actividades inventadas por ella, juegos de descubrimiento, esto es:

El Cesto de los tesoros, que es el tema que hoy nos ocupa

El Juego Heurístico– esto se merece otro post aparte.

A los cuales añadiremos el juego de transición, para completar todo el proceso evolutivo de la primera etapa de educación infantil.

Bueno pues el cesto de los tesoros es una propuesta de juego ideada por Elinor Goldschmied en 1919 que, preocupada por la cantidad de posibilidades que tiene el niño, y que no se aprovechan  si no se les ofrece un marco adecuado donde desarrollarlas, propone dos actividades inventadas por ella, juegos de descubrimiento, esto es:

 Dos actividades que hemos hecho toda la vida, y que hacen las niñas y los niños en cualquier parte del mundo: jugar con objetos que no son juguetes comerciales ni catalogados de didácticos. Son objetos que pueden ser recogidos en casa, recuperados en los comercios o industrias y algunos comprados.

Basado en la necesidad de exploración y de descubrimiento. Juego donde el niño/a mediante  actividades manipulativas y exploratorias descubre sus sentidos, su propio yo y  todo aquello que  le rodea.

Es una actividad sistematizada que responde a la demanda de exploración y actividad autónoma (no dirigida) de los niños, poniéndolos en contacto con una variedad de objetos y elementos adecuados, que no tiene una finalidad única y predeterminada, sino que ofrece el máximo de oportunidades de estimulación del desarrollo infantil.

El cesto de los tesoros es una cesta de mimbre rellena de una rica variedad de objetos cotidianos de distintas texturas, formas colores, pesos, sonidos, volúmenes… que los niños pueden manipular, morder, chupar, observar…

Los objetos se escogen por sus cualidades, y se ponen en el cesto de unos 35 cm. de diámetro y 8 de altura. Se llena con un mínimo de 60 objetos. La selección de los materiales se hará con objetivos creativos y renovadores. Se presentará de manera atractiva. Es un rincón estable, sobre una alfombra. Alrededor de ella podrán jugar como máximo tres niños a la vez, o pocos, para que puedan acceder fácilmente con las manos.

Se hace con un grupo reducido de niños sentados muy cerca y alrededor del cesto, para que puedan acceder muy fácilmente a los objetos con las manos, sin riesgo de desequilibrarse.

Esta actividad va dirigida a los bebés entre 6 y 12 meses,  desde que pueden mantenerse sentados. Pero hay gente que también lo recomienda para bebés. Si el bebé todavía no sé sienta lo colocaremos tumbado de espaldas para que pueda elegir la postura que más cómoda le resulte. Y dispondremos parte de los objetos del cesto a su alrededor, unos al alcance de sus manos y otros progresivamente más lejos.

La posición de estar sentado, aporta al bebé un nuevo punto de vista, un mayor dominio sobre su entorno inmediato, sus ojos y sus manos alcanzan todo mucho mejor. Sólo puede tocar aquello que los adultos ponemos a su alcance.

Desarrolla la capacidad de coordinar ojo-mano-boca. Se lleva el objeto a la boca para conocerlo, y mientras lo chupa, piensa:  ¿Qué es esto?

Facilita poder acceder a todo aquello que le interesa y por tanto favorece la curiosidad innata. Aprende solo y por él mismo; el adulto debe observarle para darle seguridad y confianza

Los objetos del cesto ayudan a los pequeños a establecer los primeros contactos, comunicaciones, interés entre ellos a través del juego. Son auténticas herramientas de aprendizaje. Así cobra gran importancia el cesto de los tesoros, como fuente de estímulo y de conocimiento, aprovechando esa inamovilidad que tanto favorece la concentración del niño.

Para su preparación, conviene encontrar momento adecuado para llevarlo a cabo, que no coincida con la hora de comer ni de dormir, para respetar los distintos ritmos.  Se debe poner la cesta en un espacio del aula o habitación donde los niños puedan estar tranquilos.

Qué aporta al niño. Competencias.

  1. Descubrir de qué están hechas las cosas.
  2. Desarrollar la coordinación visual manual.
  3. Estructurar el pensamiento.
  4. Desarrollar la atención focalizada.
  5. Potenciar la libertad y la autonomía en la acción.
  6. Actuar en el propio ritmo.

Qué puede hacer el niño?

  1. Descubrimientos
  2. Estimular los cinco sentidos: vista, gusto, olfato, oído, tacto, y movimiento cinestésico (movimientos del cuerpo humano: equilibrio, espacio, tiempo)
  3. Experimentar
  4. Manipular
  5. Observar

Los objetos pueden ser:

  •  Objetos naturales: piedras, cáscaras, manzanas,…
  •  Objetos de materiales naturales: pelota de lana, flauta de caña, pinceles,…
  •  Objetos de madera: cajas pequeñas, carretes, bobinas de hilo, mortero,…
  •  Objetos de metal: cucharas, latas, anillas, triángulos,…
  •  Objetos de piel: goma, ropa, goma: monedero, bolsa de piel, cremalleras, trozos de goma,…
  •  Objetos de papel y cartón: libreta, tubos, papel de vidrio,…
  •  Objetos de vidrio: botellas de perfume, espejos, collares de bolas,…

Para la renovación del material se tienen que tener en cuenta las preferencias de los niños. Se dejarán objetos anteriores que les servirán como puntos de referencia, y los incorporados serán nuevos estímulos. Se tienen que limpiar diariamente y mantenerlos en buen estado.

Estos objetos son considerados como verdaderas herramientas de aprendizaje, que se tienen que renovar, en parte, cada 15 días, puesto que la presencia prolongada de un mismo objeto ya no satisface la curiosidad del niño ni estimula su interés.

El papel del adulto durante el juego del Cesto de los Tesoros

La persona adulta deberá ser un observador atento y tranquilo. Su presencia y muestra de interés proporcionará al bebé la seguridad que éste necesita para enfrentarse a la nueva experiencia que proporciona el Cesto de los Tesoros

Dará un mejor conocimiento de cada niño y de su ritmo. Enriquecimiento de la imaginación y la creatividad durante la recogida de los juguetes. Aprendizajes al lado de los niños.Reflexión sobre la propia formación.

El adulto debe observar la evolución del niño y el progreso de cada uno, para conocer los intereses, las preferencias y la evolución de los más pequeños. El educador no debe intervenir, sino que prepara el ambiente y comprueba que los niños se sienten cómodos y seguros.

La duración del juego vendrá determinada por el grado de concentración del niño en la actividad. Cuando veamos que el niño pierde interés en los objetos, es el momento para dar por zanjada la actividad.

Hacia media actividad quizás  algunos ya empezarán a desplazarse y tendrán curiosidad por lo que hay más allá del rincón, y hará que los objetos del cesto pierdan interés. Se tiene que organizar el espacio de manera que los más grandes no interrumpan el espacio tranquilo de los pequeños. Existe también un juego de transición del que también hablaremos otro día.

Otro día hablaremos de MontessoriWaldorf, Reggio Emilia..  y más propuestas educativas que hay, pero iremos por partes. El objetivo del blog, entre otros,  es que aprendáis, que hay muchas formas de aprendizajes y poder elegir cuál es el que queréis para vuestros hijos.

Puedes comprar el cesto de los tesoros y complementos en esta CATEGORIA DE LA TIENDA

Post anterior

Siguiente post

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest