info@babycaprichos.com   -   606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

info@babycaprichos.com

606 17 07 53 Sólo Whatsapp

 

LIBERAR AL NIÑO CAUTIVO

Cuando éramos pequeños yo recuerdo jugar en la calle, y esa sensación de libertad y de poder hacer sin tener la mirada de un adulto cerca de ti.

Los tiempos son diferentes ya lo sabemos y quizás un exceso de preocupación “por lo que pueda pasar” nos tiene a todos acorralados, sobre todo a los niños. Pero estos niños deben poder vivir el sabor de la aventura y de la libertad, pues es muy importante para su desarrollo.

Pero estas experiencias que antes podíamos vivir están en riesgo desde hace más de 40 años, y parece que el control de adultos está siendo una norma. Estamos en una sociedad con aversión al riesgo, y los barrios dominados de coches y familias. Los trabajos tampoco te permiten estar con tus hijos y necesitas de más cuidados “formales” como canguros o cuidadoras.

Pero, una oleada enorme de entretenimiento basado en pantallas y experiencias en línea está compitiendo con un juego al aire libre y en un mundo real. Todo esto refuerza la cautividad del niño actual. Cada vez hay menos libertad, y los niños deben tener la oportunidad de aventura y exploración, y prepararlos para los altibajos del día a día. Los niños mismos necesitan enfrentarse a sus experiencias por sí solos.

Pero revertir esta tendencia a la cautividad y ampliar los horizontes de la infancia es complejo. El progreso ha de empezar por unir las libertades de todos los días como algo suficientemente bueno para la infancia. En Europa se están empezando a dar rutas seguras para ir a los colegios, calles residenciales para los juegos de los niños. Los parques pueden resultarles ya un poco aburridos y siguen en la misma línea de control de la cual huyen.

El objetivo debe ser sopesar los riesgos evaluándolos y los beneficios en lugar de intentar reducirlos o eliminarlos. Con este nuevo enfoque, algunas zonas infantiles se han convertido en zonas de juegos realmente divertidas en el Reino Unido, por ejemplo, donde los niños aprenden lo que significa ser activos y responsables.

Quizás el reto es extender esta forma de pensar en el riesgo para otros aspectos de la vida de los niños, al igual que su libertad de movimiento, y su contacto con la gente más allá de la casa y la escuela.

Esto no quiere decir que ignoremos los riesgos. Por ejemplo, en el Reino Unido existe una amenaza real de la circulación de automóviles en demasiadas calles residenciales. Lo que sí significa es que aprendamos esta lección crucial de la historia: dar a los niños la libertad de aprender de sus experiencias y aprender de sus errores, es parte integrante de un buen desarrollo de la infancia.

Quizás una mayor implicación de Ayuntamientos y Comunidades Autónomas, e incluso medidas a nivel nacional solucionaría este tipo de vida que actualmente llevan los niños, pero como ya hemos comentado, es un tema complejo. Habilitar zonas para los juegos de los niños en la calle debería ser una prioridad pero de todos.

 

Baby Caprichos

 

Post anterior

Siguiente post

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest