ATENCIÓN AL CLIENTE  655 911 539
NO ES BUENO QUE UN NIÑO TENGA MUCHOS JUGUETES

NO ES BUENO QUE UN NIÑO TENGA MUCHOS JUGUETES

Este post sale a raíz de una conversación mantenida por las RRSS en el que se trataba este tema, y he decidido exponer mi punto humilde punto de vista. Obviamente no estoy en contra de los juguetes porque por algo tengo una tienda de juguetes, pero educativos y de materiales naturales. Pero sí estoy en contra de los excesos.

He visto fotos en alguna red social de madres orgullosas de todo lo que le habían traído los Reyes a sus hijos y he visto verdaderos “horrores”. Niños rodeados literalmente de juguetes que no podían ni pasar. ¡Y la madre tan contenta!. Es hasta de poco gusto lo que han hecho, en mi opinión. Otras comentando que algunos juguetes estaban incluso todavía en las cajas. ¿A quién echamos la culpa? ¿A los niños? L

Basta echar una mirada al cuarto de juegos de un niño para saber que hoy en día tienen demasiados juguetes. Juegos de mesa, peluches, juegos de construcción, muñecos, robots, algunos ordenadores, y un largo etcétera.

Si alguno supiese con qué jugaban sus padres o casi más hoy en día sus abuelos en sus tiempos de infancia quizás se sorprenderían de los pocos juguetes con los que contaban por aquel entonces. Eran entonces niños más creativos e incluso fabricaban sus propios juguetes.

El problema radica en comprar por comprar, sin criterio, porque está de moda, porque así lo tengo entretenido mientras comemos o cenamos en un restaurante, o viene Navidad, cumpleaños y llegan los regalos de los abuelos, resto de familia, amigos… y así el niño tiene más juguetes de los que puede asumir.

Por supuesto que a los padres nos gusta ver la alegría de los niños en sus caritas pero por desgracia, al tener tantas opciones de juego el niño está abrumado y no sabe con qué jugar.

Una opción que sale bien es guardarle algunos juguetes por un tiempo y luego volvérselos a sacar. Para ellos es como si fueran otra vez nuevos, porque hace tiempo que no los ven.

Y vuelvo a comentar el mal que están haciendo estas fiestas de cumpleaños en los parques de bolas donde sientan al niño-rey en su trono y empieza a recibir regalos y más regalos. Me parece una idea absurda, ridícula, y sobre todo, contraproducente para el niño. Y yo no quiero eso.

Es necesario comprar con conciencia y saber que la creatividad de tu hijo está en juego si lo rodeas de demasiados juguetes, porque no usará su imaginación para jugar. Sobretodo juguetes inútiles que no tienen ninguna función educativa en tu hijo.

La labor de elegir un juguete para jugar de entre todos los que tiene se hace una tarea difícil para el niño y este tipo de niños suele ser más impaciente y cambiar más veces de juego y no terminar ninguno (eso os lo digo yo de primera mano).

La conclusión es que entre más tienen, peor, pero no con eso por supuesto queremos decir que no sean buenos los juguetes, los educativos sí, los de materiales naturales sí, los que no llevan pilas sí pero incluso así, todo en su medida.

Elegir pocos y buenos juguetes depende en gran medida de los padres y somos nosotros, como adultos los que debemos fomentar en nuestros hijos la creatividad y también la sociabilidad con otros niños porque interactúan mucho más con sus semejantes.

Un niño con pocos juguetes pasará del aburrimiento a la creatividad, creará sus propios juegos, sus normas, y quizás sean más generosos a la hora de compartir, más colaborativos…y valorarán más los pocos juguetes que tengan. Aprovecha para que aumenten el interés por la lectura, la escritura y el arte.

Aumenta sus opciones de jugar al aire libre, en contacto con la naturaleza porque esto revierte en tu hijo enormes beneficios. Cuando el niño vea que la felicidad no depende de algo material, sino que la encontrará en los amigos, en la familia, en los juegos compartidos, y por qué no, en unos cuantos juguetes de calidad que le enseñen jugando, que les hagan pensar, que les fomente la creatividad. Pero siempre juguetes de calidad y educativos. Eso sí, deben estar dentro de sus intereses o bien jugar tú con ellos para que les sea más divertido.

Está claro que a los externos como la familia no los puedes frenar, o no del todo, pero sí se puede hacer desde casa.

Si tú un día normal le compras un juguete que sabes que a él le puede gustar, que es bueno porque es de calidad y educativo y con él aprende jugando pero compartes juego con él, va a valorarlo más que si le traes 5 de golpe, absurdos, de marcas comerciales de moda y de plástico que no tienen sentido y matan su imaginación. Y si tienen pilas ya ni te cuento.

Poco y bueno, eso vale para todo en la vida.

Es un compromiso personal para cambiar estas cosas, para que mi hijo el día de mañana sepa valorar lo que tiene, y me queda un largo camino porque tienes todo en contra, toda información que te viene de TV y de afuera es compra, compra, compra, y no.

 

BABY CAPRICHOS, tienda de juguetes de calidad y educativos

Deja un comentario

Cerrar menú
×

Carrito

Compra 80,00 más y obtén los portes gratis